Celebran seris el Hamazaj cmiiqui

  • Regresan piezas arqueológicas a su lugar de origen
  • Fiesta en el Museo Comcáac en Bahía de Kino
  • Música, cantos, juegos tradicionales exposición y venta de artesanía

Bahía de Kino, Sonora.- Previo a la conmemoración del Día internacional de la lengua materna, el sábado 20 de febrero la etnia comcáac (seri) realizó la celebración tradicional Hamazaj cmiiqui; se trata del regreso de piezas arqueológicas a su lugar de origen.

Esta fiesta se lleva a cabo cuando un integrante de la etnia encuentra piezas antiguas y la ceremonia consiste en presentarlas ante todos en chozas tradicionales, para después regresarlas al lugar donde la encontraron, como una forma de respeto hacia el sitio de donde provino y para quien la elaboró. En este caso el resguardo será el museo que resguarda los objetos y tradiciones de la nación seri.

Alejandra Espinoza Reyna, responsable del Museo Comcáac, agradeció a la señora Mona Grand por la donación de cuatro canastas y una corita, además de una importante aportación anónima de más de 1000 piezas, entre pedernales y puntas de flecha, punzones de hueso, adornos de conchas, entre otros.

“La conciencia comcáac estaba en un mundo cerrado”, manifestó David Morales Astorga, vicegobernador tradicional, al explicar por qué esta y otras ceremonias tradicionales se comparten desde hace 15 años, para que el mundo conozca sus costumbres, sus raíces.

La ceremonia se realizó en la plaza ubicada a espaldas del museo, acompañada de música, cantos, juegos tradicionales para hombres y mujeres, así como exposición y venta de artesanía. Alrededor de las cinco de la tarde se realizó el regreso de las piezas al museo con un Hamazaj cmiiqui (regalos a los presentes) y la música del grupo de rock seri Hamac Caziim.

Al acto acudió Mario Welfo Alvarez Beltrán, director general del Instituto Sonorense de Cultura; Mónica Villegas Murrieta, Coordinadora Estatal de Museos; Martha Turok, antropóloga y curadora; Francine Bailey, presidenta del Club deportivo de Bahía de Kino y se contó con la traducción al inglés de Úrsula Sefic.