Conmemoración del Día Mundial de Lucha contra la Lepra 2017

Con el lema: “En 2017, eliminemos la lepra y evitemos complicaciones, nuestro gran reto en Sonora”, la Secretaría de Salud Pública del Estado de Sonora hace un llamado a la sociedad para fortalecer las acciones contra la lepra, en el marco del Día Mundial de Lucha contra la lepra 2017, que se conmemora el último domingo de cada mes de enero.

Así mismo, la dependencia estatal hace una invitación para evitar el estigma y la discriminación que aún prevalece ante la enfermedad.

La lepra es una enfermedad infecciosa crónica causada por la bacteria Mycobacterium leprae, que afecta principalmente a piel y nervios periféricos, pero que también puede incluir otros órganos, debido a que el periodo de incubación de la lepra es prolongado y puede extenderse hasta 25 años a partir de la infección y hasta la aparición de las lesiones visibles en el cuerpo, el diagnóstico debe sospecharse oportunamente.

Cabe señalar que  las lesiones pueden pasar desapercibidas si no se les busca intencionadamente, el retraso en la sospecha facilita el desarrollo de discapacidades que pueden ser graves e irreversibles, principalmente en ojos, manos y pies.

Señales que se deben tomar en cuenta, en una mancha blanquecina, rojiza o cobriza: (1) se altera la sensibilidad (entumidas o adormecidas); (2) en esa mancha si había vello, desaparece (alopecia); y (3) en esa zona no hay sudor (anhidrosis).

También, pueden aparecer nódulos, úlceras, o bien zonas con trastorno de la sensibilidad sin lesiones visibles; para confirmar un caso probable de lepra es necesario valorar síntomas, realizar estudios bacteriológicos como baciloscopia del lóbulo de la oreja, de las lesiones y biopsias de las lesiones de la piel, las que se realizan gratuitamente en las unidades de salud del estado.

Es importante mencionar que la SS cuenta con el tratamiento para la lepra, que  es efectivo y gratuito en todas las unidades de salud en Sonora, pero debe ser supervisado por el médico tratante, a fin de garantizar la mejoría de la enfermedad.

Una vez que los pacientes se clasifican como curados se les hace una “vigilancia postratamiento”, que puede durar entre 2 y 5 años, con revisiones periódicas cada 6 meses para que el médico se asegure de que el paciente ha sido completamente curado.