Derechos humanos, compromiso femenino y mucho soul

Brenda Marie transmite energía con sus movimientos y con la manera de conectarse con sus músicos. También lo hace con los espectadores.

El soul es su propuesta. Oriunda de Puerto Rico, Marie visita el Festival Ortiz Tirado (Faot), en su trigésima tercera edición, y entrega su talento en El Callejón del Templo, escenario nocturno y tradicional por antonomasia.

Elocuente, entregada, Brenda propone: “Vamos a generar calor en este callejón”, es lo primero que el público alamense escucha, entre humo y luces color violeta se resaltan la silueta y la rubia cabellera de la puertorriqueña.

La presentación comienza, como ella comentó en rueda de prensa, con covers de artistas influyentes como “I heard it through the grapevine” de Marvin Gaye, “Respect” de Aretha Franklin, “Rehab” de Amy Winehouse y “Mercy” de Duffy.

El mensaje de la vocalista esta noche en el Festival Alfonso Ortiz Tirado es sencillo: respetar a todos por igual.

La primera vez que escuché “Respect” de Aretha Franklin pensé “¿quién no quiere cantar eso?”, y aparte como mujer que tenemos tantas emociones que queremos expresar, siento que esa música significó mucho para los derechos humanos y para los derechos de la mujer, en especifico esa canción que pedía un poquito de respeto, por eso me gusta esta música, porque es muy honesta”, explicó.

La noche continúa, la música fluye y el público responde positivamente a la insistencia de Brenda para que se acerquen más al escenario y bailen al ritmo del soul.

El repertorio incluye temas inéditos de la cantante como “Two lonely souls” y “Something hot”, que inyectan más chispa y originalidad al concierto, ya que se ve que a los asistentes les gusta lo que escuchan.

En la recta final del concierto, la artista interpeta “Chain of fools” de Aretha Franklin, “Mercedes Benz” y “Piece of my heart” de Janis Joplin, mujeres con las que se identifica.

En el preámbulo del cierre, Brenda Marie expone: “Si voy a hacer un cover, quiero que sea donde yo realmente me pueda expresar, donde yo siento que me queda la ropa, de repente he encontrado cosas de Janis Joplin, de Tina Turner, que son como que te quedan, la música te queda o no te queda, yo trato de que sea algo natural para mí, que yo me sienta cómoda cantándolo y que mi voz se preste para ese tipo de sonidos”.

Y a manera de punto final, Marie se despida con esta sentencia: “Que viva la libertad, que vivan los derechos humanos y que viva el respeto”.

Y así, se despide del público del Pueblo Mágico de Álamos, a quienes deja con una amplia sonrisa.