Detiene PGJE a imputado de prostituir menores de edad

A disposición de un Juez de Control se encuentra un individuo, detenido por elementos de la Policía Estatal Investigadora en atención a una denuncia que por corrupción de menores interpuso la Procuraduría de Protección a los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, dependiente del Sistema DIF Sonora.

El Procurador General de Justicia del Estado, Rodolfo Montes de Oca Mena, indicó que luego de iniciar la investigación, hace un mes se logró rescatar a cuatro menores de edad quienes prestaban servicios de prostitución en un local con fachada de negocio establecido, que se ubica en el centro de Hermosillo y es propiedad del imputado.

Informó que se cateó el local con apariencia de un negocio común y se constató que constaba en su interior de habitaciones poco higiénicas con sus respectivas camas y elementos de protección en relaciones sexuales, lo cual coincide con los testimonios de las menores rescatadas sobre las instalaciones y lo que ahí sucedía.

El Procurador de Justicia del Estado dijo que el delito que se persigue en este momento es el de corrupción de menores, que es un delito que atenta contra el desarrollo de la personalidad de las personas y amerita prisión preventiva u oficiosa, por el cual ya se obtuvo el auto de vinculación a proceso del imputado y que solicitarán al Juez de Control se aplique la pena máxima, que es de 10 años.

Sin embargo, dijo, en el desglose que se realiza en la carpeta de investigación, con base a los testimonios recabados e investigaciones, se podría dar con clientes que pudieron participar en los hechos y posibles coautores que cometieron el delito junto con la persona ya detenida y vinculada a proceso.

De comprobarse esa hipótesis, indicó, el delito que se podría imputar es de asociación delictuosa o de delincuencia organizada, según el tipo de estructura, jerarquía o cadena de mando que pudiera establecerse entre ellos.

“Por el modus operandi, por el tiempo que tiene funcionando (que según testimonios podría ser desde el 2014), si pensamos, y en ese sentido van nuestras investigaciones, de encontrar más personas involucradas en la comisión de este delito como coautores de la persona que tenemos en este momento sujeta a proceso”, indicó.
Dijo que es una situación delicada, ya que muchos pudieran pensar solo pasa en lugares lejanos y no en un lugar céntrico de Hermosillo, por lo que llamó a padres de familia a vigilar más de cerca dónde están sus hijos.

Montes de Oca Mena dijo que el antecedente de dos de las menores, de 15 y 16 años, es que diario visitaban el centro de la ciudad con el pretexto de visitar una institución educativa, para en realidad pedir dinero en las calles para poner saldo a sus teléfonos celulares, donde fueron contactadas primero por un adulto que les ofreció una cantidad de dinero por pasar tiempo con ellas en un hotel.

Agregó que a los días fueron contactadas por el ahora imputado sin establecer aun claramente el vínculo con el adulto de la primera situación.

Recalcó que una vez realizado el cateo y las primeras investigaciones fueron en total 4 adolescentes que se pudieron rescatar, aunque se pudiera esperar que resulten más menores víctimas dado el tiempo que al parecer se tenía funcionando.

Reciben víctimas atención médica y sicológica
Wenceslao Cota Amador, Procurador de Protección de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, indicó que se localizó a los padres de las menores y se tiene contacto con ellos.

“Se les está brindando atención médica, psicológica, así como a los familiares; los familiares ya tienen conocimiento de los hechos, y estamos trabajando con ellos para valorar y determinar en su momento la posibilidad de la reunificación de estas adolescentes en su familia” expresó.

Informó que esta situación se descubrió por una denuncia que se recibió en la institución a su cargo, y llamó a denunciar cualquier situación que se perciba como posible delito contra los niños, niñas o adolescentes para que sea atendida de inmediato.

Cota Amador dijo que se no se tiene evidencia hasta ahora de que las menores hayan estado contra su voluntad en las instalaciones donde al parecer se realizaban los servicios de prostitución y que ellas siempre mantuvieron contacto con sus respectivas familias.