En todos los casos de presunta corrupción se actúa con pulcritud y mucho tacto, señaló Miguel Ángel Murillo

En entrevista exclusiva para Radio Sonora, el titular de la Contraloría General del Estado, Miguel Ángel Murillo Aispuro, manifestó que el caso Vladimir A. C. ex funcionario de la Defensa del Menor y la Familia, detenido el pasado martes cerca de Agua Prieta, es una prueba más de que las instituciones están dando los resultados que la sociedad exige.

Señaló Murillo Aispuro que el trabajo de la Contraloría a su cargo, en ese caso, investigó  y sancionó desde el punto de vista administrativo, para después canalizar el caso a la Fiscalía Anticorrupción.

“Como en todos aquellos expedientes donde se considera que hay daño patrimonial y desde luego siempre pendiente, en la gran tarea de  establecer los mecanismos de control para combatir la corrupción”.

Entrevistado por en la segunda emisión del noticiero de Radio Sonora, el contralor del estado, agregó que en todos los casos de presunta corrupción ocurrido en el anterior gobierno, se ha actuado con pulcritud y mucho tacto, para evitar que se desvanezcan las acusaciones, cosa que no todos comprende de esa manera.

“Estamos cuidando mucho –dijo– no caer en el vicio del “indebido procedimiento” que se incluye, por ejemplo, en la mala integración legal de algún expediente”.

Miguel Ángel Murillo destacó que esa ha sido la instrucción de la gobernadora Claudia Pavlovich Arellano, sobre todo por los conocimientos que ella tiene como abogada, para atender este tipo de procesos legales.

Destacó que en la Contraloría existen varios expedientes, donde aparecen personas o ex funcionarios que ya fueron inhabilitados y señalados y que de acuerdo a la ley, podrían recibir hasta cinco o más sanciones.