Entrega Maloro apoyos para proyectos productivos a familias EnCausa

Graduados de la primera generación agradecen los artículos recibidos y se dicen listos para mejorar su economía familiar y salir de la pobreza extrema.

A pensar de manera diferente, quererse, valorarse como mujer y saberse capaz de ser feliz, aprendió Yanise Otilia Durán, luego de haber formado parte de la primera generación de EnCausa.Ella es una joven madre de 4 niños, con ellos conforma una de las 163 primeras familias beneficiadas a través un programa inédito de combate a la pobreza extrema con el que Manuel Ignacio Maloro Acosta, Presidente Municipal de Hermosillo, está rompiendo paradigmas.

Acompañado por su esposa Martha Antúnez, Presidenta de DIF Hermosillo, sostuvo un encuentro con familias de la primera y segunda generación en el Centro Hábitat Solidaridad 1.

De éstas, 19 estuvieron allí para recibir sus respectivos proyectos productivos, el resto fueron testigos de cómo EnCausa está cambiando vidas por la vía de atacar no sólo las consecuencias, sino también las causas de la pobreza.

Para todos, la invitación de Maloro Acosta fue a dimensionar y aprovechar su potencial, a desarrollarlo y usarlo en la construcción de su propio progreso y, principalmente, a creer que eso se puede.

“Aquí lo importante es que hoy tenemos la muestra de que sí es posible, en medio de tantos retos y problemas que tenemos, que sí se puede salir adelante”, externó.

Se mensaje lo escuchó Yanise, una de las beneficiarias, quien aprendió costura básica y Maloro personalmente le entregó una máquina de coser eléctrica junto con lo necesario para trabajar por su cuenta desde su casa en la colonia Lomas de Madrid, sin desatender a sus hijos de 17, 13,10 y 9 años de edad.

Pese a ser una persona joven, ya se considera veterana en batallas para sostener a sus hijos, trabaja como empleada doméstica dos veces a la semana y recién vivió una exhaustiva experiencia laboral como elemento de seguridad.

La vida la colocó en el momento y lugar correcto para formar parte de EnCausa. Como graduada de la primera generación, su testimonio es de agradecimiento para el Presidente Municipal, para Carlos Rodríguez Freaner, Director de Desarrollo Social del Ayuntamiento, y para todos los que con su colaboración hacen posible el programa.

Similar testimonio tuvo para ofrecer la señora Juanita Noriega Hurtado, de quien todavía dependen 3 de sus 8 hijos. Ella recibió una estufa y enseres varios con los cuales elaborar tamales, e incluso un triciclo para facilitar el reparto del producto a sus clientes. “Lo mío, lo mío, es la cocina, pero por mis hijos le entraré a la pedaleada”, afirmó resuelta esta vecina de la invasión Guayacán.

A Federico Arreola Miranda y su esposa Yamilet Tapia Saravia, el Presidente Municipal les entregó el equipamiento necesario para hacer trabajos de herrería, un oficio que él aprendió gracias a EnCausa y que le sirvió para hacer el cerco de su casa en la colonia Lomas del Norte.

Acompañado por colaboradores, Impulsoras Sociales, voluntarios de acompañamiento y Regidores, Maloro Acosta explicó a las familias de este programa que lo que se les ofreció en materia de Desarrollo Humano responde al objetivo de mejorar sus vidas y a sus familias desde adentro, superando las barreras de prácticas y hábitos negativos.

“Ustedes son ahora un referente para la segunda generación, porque muchos de ustedes en algún momento pensaron en salirse, en dejar a un lado esto, decían que era mentira, o que era un programa más, pero la idea es sea un programa de Hermosillo, de Sonora, no nada más de un Gobierno”, expresó a quienes en esta ocasión recibieron sus proyectos productivos.