Estrés puede causar mal aliento o halitosis

El estrés es una de las causas para que una persona pueda pasar por un episodio de mal aliento, científicamente llamado halitosis, informa el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado de Sonora (ISSSTESON).

En el área de Salud Bucal del Centro Médico “Dr. Ignacio Chávez” de ISSSTESON se imparten pláticas a pacientes sobre cómo realizar una buena práctica de higiene dental.
Las infecciones en garganta, falta de aseo bucal o ingesta de ciertos alimentos, al descomponerse en el estómago y no procesarlos adecuadamente, pueden ser la causa de este “incómodo” problema que afecta a una de cada dos personas.

Por indicaciones de la Gobernadora del Estado, Claudia Pavlovich Arellano, y el Director General de ISSSTESON, Enrique Claussen Iberri, el Instituto mantiene una campaña permanente hacia la derechohabiencia como medida preventiva de salud bucal.

En general, la halitosis es difícil de diagnosticar, ya que es improbable que uno mismo detecte su propio mal aliento. En algunos casos el mal aliento simplemente se sospecha, pero ante la duda, se recomienda consultar el tema con alguna persona de confianza, quien podrá detectar con mayor facilidad la presencia de mal aliento.

Se considera un problema de carácter social relacionado con una higiene bucal deficiente o con enfermedades de la cavidad oral, aunque en ocasiones puede ser una manifestación de alguna otra patología o del mismo estrés.

Desde el punto de vista asistencial, la ayuda de un profesional del área odontológica puede contribuir en el diagnóstico.

En la exploración de un paciente con halitosis se involucran aspectos fundamentales, como el estado de salud general junto con el estilo de vida (costumbres y hábitos), también la situación oral y sus hábitos de higiene.

Además, se debe realizar una medición cuantitativa del mal aliento.

Las recomendaciones son:
• Acudir al dentista a revisión periódica
• Evitar el consumo de alcohol y tabaco
• Mantener buenos hábitos de higiene bucal
• Evitar el consumo de alimentos difíciles de digerir por la noche antes de acostarse
• Ver qué factores son los que están provocando el mal aliento para ser canalizado con el especialista