Hay afectación a gasoducto en Lomas de Bácum y riesgo para la ciudadanía, asegura Alberto Flores Chong

Un grupo de integrantes de la tribu Yaqui en Lomas de Bácum, mantienen la postura de no permitir el ingreso de expertos de la empresa IENOVA de Agua Prieta, para reparar los daños que esas personas ocasionaron al tubo del gasoducto.

El coordinador estatal de Protección Civil, Alberto Flores Chong, explicó que hay un inminente riesgo con esa instalación dañada, ya que desde el pasado 14 de mayo inició la etapa de pruebas en el gasoducto y el tubo contiene ya gas natural.

Dijo que el tubo fue dañado con un trascabo y está expuesto, pese a que el área fue acordonada por elementos de la dependencia estatal a su cargo.

“Personal de la Unidad Estatal de Protección Civil, fuimos a platicarles lo que encontramos y la necesidad de aplicar la precaución que señala la ley y solicitar la remediación inmediata, las autoridades ya que manifestaron problemas a la empresa”, dijo.

Flores Chong indicó que de inmediato se comunicó a la empresa, la necesidad de reparar el daño ocasionado, por abolladuras que sufrió y su debilitamiento, después de ser arrancada la fibra óptica y está sin recubrimiento en una área de 1.5 kilómetros y el peligro es de alto riesgo.

La postura de los yaquis es porque consideran que la comunidad está en riesgo y no se tomaron medidas preventivas de parte de la empresa, lo cual se considera es falso, ya que para  el gasoducto, se presentó un diagnóstico de riesgo que protección civil verificó puntualmente, al igual que lo realizaron instancias federales, como PROFEPA.

“El gasoducto, aseguró, tiene la capacidad de soportar fenómenos naturales como terremotos, fuertes avenidas de agua, desplazamiento de tierra y lodos, inundaciones, el paso por encima de varios vehículos pesados como tráiler cargados, pero no está preparado para resistir golpes con un trascabo de manera deliberada, como ocurrió como acción de los integrantes de esa etnia”.

Flores Chong mencionó que esas personas están ahora en peligro y muy vulnerables, ya que cualquier otro golpe al tubo podría provocar una explosión de fatales consecuencias, primero para quienes ejecutan esa acción, mas la población adyacente al tubo y en el radio que alcance a abarcar la onda de la misma explosión.