La vida le dio una segunda oportunidad y Don Jorge no la piensa desaprovechar‏

A tres años de perder su brazo izquierdo, dice que sólo piensa positivo.

Hermosillo, Sonora, julio 30 de 2016.- Una gran lección de vida dejó a Jorge Antonio Meléndrez Puentes un accidente de trabajo en el cual perdió el brazo izquierdo, ya que a partir de su recuperación física, sólo piensa positivo y en apoyar a su familia con la venta de hot dogs, luego de recibir un proyecto productivo en DIF Sonora.

Platica cómo se siente en esta segunda oportunidad y sobresale su interés por apoyar a sus dos hijas, tres nietos y una sobrina, a la que respalda desde sus estudios de primaria y que próximamente ingresará a la universidad. “El de arriba dijo, vas a volver a nacer y ahí la llevó”, señala quien en el día se desempeña como cuidador de carros en el estacionamiento de un supermercado.
Jorge recuerda que trabajando en la impermeabilización de una casa, fue como recibió una descarga eléctrica de 1200 voltios, que dejo cicatrices en su cabeza, mano y pierna, siendo la causa de la amputación del brazo, y aunque dice sentirse recuperado, todavía requiere de sesiones de terapia física que contribuyan a adaptarse y mantener el equilibrio.
Después de esta situación, cambio su forma de ver la vida, dejó vicios y se concentró en salir adelante. En esta etapa decidió dedicarse al bienestar de su familia y a buscar formas de salir adelante, hasta que un compañero “viene, viene”, quien tiene discapacidad visual, le recomendó acudir al Consejo de Discapacidad, donde encontraría orientación para lograr esa meta.
Sin pensarlo dos veces, acudió a las instalaciones del CID en Ignacio Romero casi esquina con Blvd. Luis Encinas; narra cómo fue recibido por la recepcionista, quien le explicó qué servicios brindan, y antes de informarse sobre las microempresas, ya estaba siendo entrevistado para realizar el trámite de la credencial nacional para personas con discapacidad.
“Esta es una parte muy bonita, desde que entré me atendieron muy bien, primero me dieron una credencial, luego me pasaron a tomar datos, con la sinceridad del mundo, es algo muy bueno, me ha servido mucho”, dice quien el pasado 13 de abril recibió un carrito para preparación y venta de hot dogs, el cual se instala por fuera de la casa de una de sus hijas, en la colonia Primero Hermosillo; ella es quien se encarga del negocio, mientras que don Jorge limpia las mesas, barre el lugar, atiende a los clientes y está al pendiente de las necesidades.
Hot dogs sencillos, doble salchicha y hasta las populares momias, preparan los viernes, sábados y domingos por la tarde-noche, en este negocio familiar que con cartulinas en las casas de la colonia se ha dado a conocer poco a poco, pero que ya deja ganancias para seguir comprando materia prima y dar un paso más adelante.
Así como él recibió el consejo de su compañero quien no ve con uno de sus ojos, Jorge tiene pensado hacer la misma recomendación a las personas con discapacidad que conozca y que sepa necesitan de este impulso para salir adelante y mejorar su economía familiar, “yo sí tuve el valor de venir para acá, no me desesperé, hice todo y aquí estoy”.