Ladrilleros de San Luis exigen al Ayuntamiento local que los dejen trabajar

El ayuntamiento de San Luis quiere remover a los ladrilleros de la zona donde por 35 años han venido trabajando, expresó Juan Valenzuela, presidente la asociación de la industria del ladrillo de SLRC.

Comentó que los ladrilleros están de acuerdo en ser removidos, siempre y cuando sea a un lugar donde cuenten con los servicios públicos básicos para poder laborar, como lo es agua potable y energía eléctrica; el problema es que en los terrenos donde los quieren mandar no existe ni uno de los dos servicios.

”Pedimos lo justo, estamos de acuerdo en movernos a otro lugar, ya que la mancha urbana ha crecido y la quema de ladrillo representa un problema de contaminación en la ciudad, pero necesitamos que el Gobierno nos brinde al menos  agua y luz, porque de otra manera no podemos trabajar y son cientos de familias que dependen de esto”, indicó Juan Valenzuela.

Los ladrilleros cuentan con todos los permisos para laborar en el área y en sus documentos se maneja que el área es industrial, pero aun así, el Gobierno local  ha impuesto multas a los fabricantes que no han aceptado moverse de lugar de 29 mil pesos, aunque los ingresos diarios de los trabajadores son de 150 a 200 pesos y con la amenaza de que esas multas se duplicaran si se sigue fabricando ladrillo.

Ante los hechos  la sociedad sanluisina ha estado apoyando con despensas a los ladrilleros, pero aun así la crisis les ha pegado fuerte, al grado que muchos infantes no han podido acudir a la escuela porque sus padres no tienen para alimentarlos ni para útiles escolares.

El conflicto tiene varios meses y no se ve para cuando terminar, ya que el Ayuntamiento a través de Desarrollo Urbano, ha sido tajante en cuanto a la reubicación de los ladrilleros y para ello se han comprometido a llevar agua en pipas para abastecer las necesidades de los fabricantes.

Los afectados han declarado que hay colonias en la ciudad donde no hay agua y el servicio de pipas ha sido muy ineficiente y no desean pasar por las mismas ya que el agua es 100% indispensable para la elaboración de ladrillo.

Juan Valenzuela declaró que han planteado la colocación de hornos ecológicos para seguir en la misma zona y así no contaminar el área, pero se necesitan recursos económicos para lograrlo.