Los números no mienten, pero el PAN si le miente a los sonorenses: Flor Ayala

La diputada Flor Ayala declaró que es muy difícil que se pueda engañar a los números, pero es muy fácil para el PAN tratar de engañar a los sonorenses, en referencia a la información que presentan los diputados panistas sobre la deuda por más de 32 mil millones de pesos que le dejaron al estado.

En su participación en el programa de radio Proyecto Puente, junto con el diputado panista Luis Serrato, que participó vía telefónica, la legisladora destacó el serio problema que representa para el gobierno estatal la deuda líquida por más de 9 mil millones de pesos, dejada como herencia por la anterior administración.
“Hablamos de un dinero que no se le entregó a instituciones como el Issteson, Femot, entre otros, además de los proveedores que no se les pagó, sumado a la deuda que se contrató”, explicó Ayala Robles Linares.
“Todo eso te da un aproximado de 32 mil millones de pesos de deuda, tanto bancaria como líquida, eso sin contar lo que tenemos de daño patrimonial en el estado de Sonora, documentado por el ISAF, aparte de la deuda”, añadió.
La legisladora mencionó que esas son deudas y préstamos que se tienen que pagar, pues a los bancos se les tiene que pagar, así como a los proveedores, pues señaló que acuerdo a  una política de la Gobernadora, se les va a pagar a todos aquellos proveedores que legítimamente demuestren que dieron sus servicios al Gobierno del Estado y que la administración pasada les dejó de pagar.
“Guillermo Padrés, sus funcionarios y el PAN lastimaron a miles de empresas, quebraron miles de empresas por falta de pago, y esto se reduce ahora a que en la cuenta pública del 2009 al 2014 traemos un daño patrimonial, únicamente del ejecutivo del estado por casi 13 mil millones de pesos”, subrayó.
Flor Ayala señaló que ese dinero está en ranchos, presas, mansiones, vehículos, playas, casa de playa, etc., para agregar que ahí está el dispendio, ahí está lo que no cuadra, y que en la anterior administración dejóenfermos sin medicamentos, empresas quebradas, familias destruidas, alumnos con escuelas con bonitas fachadas y aulas inútiles.
“Las obras de Eduardo Bours y las obras de la gobernadora Claudia Pavlovich están a la vista de todos; las obras de Guillermo Padrés están siendo incautadas por la Procuraduría, así de sencillo, así de fácil y así de contundente”, puntualizó Flor Ayala.