Moreno Gil, con Radio Sonora desde sus Comienzos

El emblemático locutor es una piedra angular de esta radiodifusora que cumple 33 años.

Tan sólo abrir la cabina de radio pasa algo inexplicable: Los problemas se acaban y el momento para relajarse y convertirse en alguien sin ningún problema se vuelve realidad, así ha pasado Armando Moreno Gil sus 47 años como locutor, 33 de esos en Radio Sonora.

Uno de los personajes más emblemáticos que tiene Radio Sonora y quien cuenta con más años que nadie en la estación de radio es Moreno Gil, actualmente con dos programas que se transmiten el fin de semana.

Él, como el resto del personal, estará participando en los festejos de aniversario que esta estación de radio tendrá este 13 de octubre.

“Cuando era un proyecto el ingeniero Abelardo L. Rodríguez fue quien tuvo la ocurrencia de crear una radio estatal y se lo propuso al gobernador Ocaña y éste aceptó que le presentara el proyecto y él invitó a un grupo de gente de radio y me hizo el favor de estar en ese grupo.

“Y entonces empezamos sin un lugar donde trabajar porque no había lugares donde pudiera estar la radio, se pensó en la Casa de la Cultura que tiene cabina de radio, pero se dijo que no era conveniente porque luego iba a haber clases”, comentó.

De ahí se pasaron a Radio Universidad en el Museo en donde se produjeron los primeros programas de Radio Sonora, pero todavía no estaba al aire, recuerda More- no Gil.

ADQUIEREN INSTALACIONES

Tiempo después el Gobierno del Estado adquirió las dos casas en donde actualmente está Radio Sonora y el Colegio de Sonora.

“Era radio y televisión, era dirección general de radio y televisión del Gobierno del Estado, incluía Radio Sonora y un estudio de televisión, se hacían programas de televisión para canales locales como en Ciudad Obregón y Nogales.

“Y mientras Radio Sonora empezó a hacer sus pininos, entró al aire, fue cuando estaba a mediados de 1982 en periodo de pruebas y el 13 de octubre en el tercer informe de Gobierno del señor Samuel Ocaña presentó la radio, en todo ese proceso me dieron la oportunidad de participar”, manifestó.

En aquel entonces Armando Moreno Gil era subdirector de Radio Universidad con cursos de programación y además su familia eran locutores de radio, pero a él le gustaba más la cuestión técnica, programación y la discoteca.

“Yo siempre he estado donde está la discoteca, es lo que más me gusta de la radio, lo de la locución fue un accidente para mí,no es lo que más me gusta, me gusta a mí esto de la discoteca.”

“El rescatar la música, yo tengo una gran preocupación por rescatar la música sonorense, mucha está perdida, otras está en partituras, borrándose, y eso se tiene que rescatar, tenemos muchas grabaciones en caset o cinta de carrete abierto y tenemos que digitalizar todo eso”, explicó Moreno.

Incluso desde los tiempos en que se señaló que los discos de acetato iban a desaparecer Moreno Gil se dio a la tarea de rescatarlos, además con campañas de recolección de las personas éstas llevaron los suyos y así se tuvieron miles de ellos.

Fueron alrededor de 6 mil discos, todos para tratar de grabarlos a digital sin moverles ningún tipo de ecualización para mantener el sonido real, añadió.

También ha digitalizado cerca de 14 mil discos compactos y espera seguir con los casets, todo en Radio Sonora.

LO LLEVA EN LAS VENAS

A pesar de lo apasionado que es para el rescate de la música y la programación Armando Moreno Gil sabe que la locución la lleva en la sangre, como el resto de su familia, lo cual señala es un hobby para él.

“Tengo dos programas, el sábado de 11:00 a 13:00 horas, se llama ‘Puras de Aquellitas’, es música romántica de los sesentas, setentas, ochentas y le pongo boleros rancheros de vez en cuanto.

“También tengo un programa de seis horas, se llama ‘Fiesta Mexicana’, donde incluyo todas las expresiones de la música mexicana, como el mariachi y la época de oro de la música romántica y tengo una hora de Javier Solís, todo buscando que le suban al radio”, explicó.

Moreno Gil dice no tener ningún problema de salud, se siente bien y así se siente con el auditorio también, reconoce que recibe muchas llamadas de su público, por lo que se considera vigente en la actualidad.

“Ahora con estos dos programas no me siento cansado, no me siento como para sentarme atrás de la casa a leer el periódico con una cobijita en las piernas, pero estoy consciente que hay que dejar paso, tengo 47 años como locutor, pues trabajo de eso desde 1967.

“Yo esperaría a cumplir los 50 años de experiencia, pero estoy consciente que se va a perder esta voz, cuando entro a la cabina puedo tener el problema más grave del mundo, pero abro la puerta y se me acaban los problemas porque para mí es un relax estar ahí, toda la friega de la semana ahí se me quita, pero esto de la fonoteca es mi trabajo”, destacó.