Realizan careo en el caso de Gisela Peraza con fiscales que la vieron golpeada y la consignaron

La defensa de Gisela Peraza, extrabajadora doméstica de la familia Padrés Dagnino, sostuvo un careo con Luis Enrique Verdugo Toledo y Luis Fernando López Peña, agente y secretario de Acuerdos del Ministerio Público, respectivamente, quienes la consignaron por presuntamente hallar indicios de su responsabilidad en el robo de joyas y dinero en la Casa de Gobierno.

Así lo informó el abogado de Gisela, Juan Antonio Ortega García, al salir de la diligencia, efectuada en el Juzgado Sexto de lo Penal, donde los señalados Verdugo Toledo y López Peña mantuvieron su dicho de que actuaron conforme a la ley, pues según sus investigaciones, había indicios de que Peraza Villa tenía responsabilidad en el ilícito.

Sin embargo, acusó el abogado defensor, ambos declarantes son los que vieron a Gisela torturada para intentar que se declarara culpable de tales delitos y, a pesar de ello, consignaron en su momento a la joven  como presunta responsable.

 “Ellos fueron los que realizaron la investigación y desahogaron todas las testimoniales y se dieron cuenta de que estaba golpeada. Entonces, en cierta forma hay una responsabilidad de ellos por acción u omisión; ellos la vieron golpeada y era para que hubieran actuado”.

El litigante resaltó la importancia de la declaración de estos testigos, porque fueron quienes hicieron la investigación del caso de Gisela Peraza, desahogaron pruebas y la responsabilidad cae en ellos por acción y omisión, ya que vieron golpeada a su cliente y no actuaron conforme a lo que dicta la ley.

Con esta declaración, explicó Ortega García, el juez sexto de lo penal podría dictar una resolución y a raíz de ello se podrá actuar contra todos los demás presuntos responsables de inculpar a Gisela Peraza en un delito.

El abogado manifestó su confianza en que ahora sí se hará justicia a la exempleada de la Casa de Gobierno durante la administración de Guillermo Padrés Elías.