Solicitan pepenadores del basurero municipal un camión para sus traslados

Molestos porque no han tenido respuesta de la administración municipal al facilitarles un camión para trasladarse a su trabajo, un grupo de pepenadores del basurero municipal de Hermosillo se manifestaron la mañana de este lunes por fuera de palacio.

José Francisco Caperón, presidente de la unión de recolectores de desechos industriales y domésticos del basurero municipal de Hermosillo, manifestó en compañía de cerca de 200 personas que trabajan en el basurero municipal de la ciudad que el motivo por el cual acudieron hasta palacio era para hablar con las autoridades municipales con el fin que les reactiven el servicio de transporte, algo que durante años se los habían prestado sin problema alguno.

“Estamos solicitando un camión para transporte de personal pero hace casi 3 meses se detuvo por cuestiones administrativas, nosotros estuvimos consciente de ello y les dimos tiempo a este nuevo gobierno, pero a pesar que ya hemos pedido audiencia no nos han podido recibir y por eso es que toda esta gente se vino hasta acá para apoyar en esa petición”, apuntó.

Reconoció que hace tiempo dejaron una copia de la solicitud para la reactivación de un camión que los traslade hasta ese centro de trabajo, pero como al momento no habían tenido una respuesta de ello fue se unieron quienes se dedicaran a pepenar en el basurero municipal para exigir les regresen ese medio de transporte que es de suma importancia para su trabajo diario.

Por último José Francisco Caperón, presidente de la unión de recolectores de desechos industriales y domésticos del basurero municipal de Hermosillo comentó que se mantendrán por fuera de palacio hasta que no tengan una respuesta satisfactoria a su petición, además que le solicitarán al presidente Manuel Ignacio Acosta su ayuda para evitar que policías municipales multen a vehículos particulares que les dan raite a los pepenadores que se dirigen al basurero a trabajar todos los días.

“Hay compañeros que nos ayudamos entre nosotros, le damos raite a la gente pero esta una patrulla esperándonos para multarnos o pedirnos mordida. Cuando nos llevan a la comandancia nos multan con 500 a 700 pesos porque no tenemos permiso para ello, pero eso no se vale”, concluyó.