Usain Bolt, el immortal

El jamaicano ganó de nuevo los 100 metros planos.

Río de Janeiro, Brasil, agosto 15 del 2016.- Usain Bolt, puso al Estadio Olímpico a sus pies. Aunque sólo corrió menos de 20 segundos, el mejor velocista de todos los tiempos llenó el escenario que lo esperaba ver triunfar en la prueba reina del atletismo y no los defraudó.

Después de ganar su semifinal sin mayores contratiempos y dándose el lujo, incluso, de frenar hacia el final de la carrera, Bolt salió desde el carril seis en busca de repetir la gloria olímpica, tal y como lo hizo en Londres y Beijing.

Con la mejor reacción de salida, el plusmarquista mundial salió a su ritmo, decidido a hacer historia, otra vez. Así, y a pesar de que hasta los 80 metros la ventaja era del norteamericano Justin Gatlin, Bolt aceleró y sacó más de medio cuerpo a sus más cercanos perseguidores.

Su tiempo de 9.81 segundos fue suficiente para vencer a Gatlin que terminó con 9.89 y a Andre de Grasse, de Canadá que se llevó la medalla de bronce con marca de 9.91. En la efímera carrera, seis de los ocho corredores terminaron por debajo de los diez segundos.

“Que si soy inmortal?” se preguntó al final de la carrera. “Déjenme ganar dos medallas de oro más y se los firmo. Seré inmortal”, comentó quien dio una vuelta al estadio agradeciendo a todos los asistentes que se le entregaron como a ningún otro atleta coreando su nombre en cada oportunidad que se veía su imagen en las pantallas.